AMLO y la supuesta y pírrica victoria de la oposición

Por Oscar Gutiérrez

Siempre se percibió como algo muy complicado que la reforma constitucional en materia energética de AMLO alcanzara la mayoría calificada, 57 votos fueron muchos para obtenerse de una fracción priista hundida en el circo grotesco y vulgar que mostraron el domingo pasado en plena semana santa. Quedarán para la historia las estampas de la diputada burlona afuera de la cámara de diputados y el presidente nacional de este partido, Alejandro Cárdenas, en pleno papel de Humberto Roque Villanueva (haciendo la roqueseñal en señal de victoria cuando aprobaron el aumento al IVA), burlándose mientras consumaba e instruía a su bancada para traicionar al país y a los mexicanos. “No pasará la reforma” advirtieron con días de anticipación el PRIAN, los restos perredistas y la fracción de movimiento ciudadano. Sin embargo, la supuesta victoria de estos traidores a la patria tan cacareada por sus medios no es tal, es en realidad pírrica. La fracción priista, tal como advertimos en la anterior opinión, pragmática, propuso como moneda de cambio las gobernaturas de Hidalgo y Oaxaca, lo cual fue demasiado para la fracción mayoritaria de morena.

Y es que todo pareció haber estado calculado por un AMLO ajedrecista, hoy sabemos que no era necesario que se aprobara la reforma constitucional para afianzar y priorizar la soberanía energética de la nación, ya que como sabemos, fue confirmada por la SCJN la constitucionalidad de la Ley de la Industria Eléctrica y el pasado lunes con la aprobación de la reforma a la Ley minera por parte de diputados y senadores del partido y aliados, se asegura la exploración y explotación del litio, el mineral del futuro, de manera exclusiva por el estado. Sin duda estamos ante un episodio histórico por su trascendencia y efectos para el desarrollo del país en el mediano y largo plazos.

En este escenario, sin duda el gran perdedor es el bloque opositor y de manera especial y por sus efectos electorales el PRI. No van a ganar ninguna de las 6 gobernaturas en juego el próximo mes de junio y de paso se evidencian como el partido traidor a sus principios fundacionales, aquellos emanados de la Revolución de 1910, habiendo tenido la oportunidad de mostrarse ante los mexicanos como un partido que honra los legados de Lázaro Cárdenas y Adolfo López Mateos, quienes devolvieron al país, el dominio y la propiedad del petróleo y la electricidad. Por el contrario, se mostraron de manera clara, como defensores en favor de los intereses corporativos, nacionales y extranjeros, aquellos que como en España hacen agua la economía popular con las altas tarifas de la electricidad. Atestiguamos pues, las dos visiones verdaderas de país que están representados en el poder legislativo, la 4T y el proyecto de gobierno que prioriza los intereses de la nación en beneficio de todos los mexicanos, usando los vastos recursos energéticos que serán una importante palanca de desarrollo, cuyos dividendos deberán destinarse al bienestar de todos. En el lado opuesto, la defensa de intereses y privilegios de la oposición que han significado robo y saqueo de la riqueza nacional por parte de empresas nacionales y extranjeras y su amplio corolario de cómplices en los partidos, medios de comunicación e incluso de los llamados órganos autónomos. Esperemos entonces las consecuencias electorales de lo sucedido, esperemos a que la memoria histórica se refleje en las urnas.

PARA EL CAMINO.

Previo a redactar las líneas anteriores, en una charla con una académica con doctorado de la BUAP, conversaba sobre la estrategia a utilizar por parte del partido para capitalizar electoralmente lo ocurrido con el tema energético en san Lázaro, mi postura es que está demostrado que no solo incumbe al partido actuar en este sentido, si no al movimiento en su conjunto, que trascienda lo electoral, recordemos que fueron muchas las muestras de apoyo el día domingo en distintos puntos públicos de varias ciudades del país. Se trata entonces de generar y permear conciencia social, dentro de esa revolución de la que acertadamente habla AMLO, es una necesidad política y cultural incluso.

Hablamos de que es imperativo para el partido dar espacios a actores políticos y lideres de la sociedad civil de probada trayectoria y afinidad para con el movimiento y el gobierno de la 4T, y es que, en San Pablo del Monte ya se escucha y ve el oportunismo electoral con miras a las candidaturas del 2024. Precisamente los desaciertos del pasado deben evitarse, se trata de sumar con compromiso, no de imponer dividiendo. En estas líneas, ratifico mi indeclinable convicción de apoyo al Presidente de la República, tal como lo he hecho desde los tiempos vergonzosos del desafuero.

***

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de Imaginario Social”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *