Se cumple un año del triunfo de la primera presidenta de Tenancingo

El seis de junio pero del año 2021, Tenancingo fue testigo del triunfo de Micaela Guzmán Guzmán como la primera mujer que ganó una elección a la presidencia municipal, hecho que ha quedado marcado en la historia de esta demarcación que, lejos del estigma de la trata de personas, tiene costumbres y tradiciones enmarcadas en el amor y cariño de sus habitantes.

A un año de ese acontecimiento, la alcaldesa agradece la confianza de los ciudadanos ante un reto que es digno de reconocerse; su labor, su pasión y su entereza para luchar contracorriente, la ha hecho más fuerte para hacer realidad el cambio que este municipio requiere.

Lejos de las adversidades, Micaela Guzmán ha impulsado acciones democráticas para «hacer realidad la transformación que la mayoría del pueblo eligió».

Explica que no descansará, junto con su equipo de trabajo, hasta cumplir con dignidad los objetivos planteados durante su gobierno, a fin de mejorar la calidad de vida de los habitantes.

A casi un año de ocupar el cargo como presidenta, reconoce que la participación de las mujeres sigue estando en peligro respecto al ámbito local y mundial.

«Las mujeres tienen poca representación no sólo como votantes, también en los puestos directivos, ya sea en cargos electos, en la administración pública, el sector privado o el mundo académico. Esta realidad contrasta con su indudable capacidad como líderes y agentes de cambio y su derecho a participar por igual en la gobernanza democrática», expone.

Sabedora del cúmulo de críticas a nivel nacional e internacional por problemas de trata de personas en los últimos 20 años, problemática que ha servido de inspiración para películas, documentales y hasta libros, la alcaldesa sostiene que no se intimida y sigue de frente aplicando distintos programas de gobierno para enriquecer la cultura, educación y aspectos sociales pues una forma de contrarrestar lo malo es a través de impulso educativo y cultural.

Tenancingo, que tiene una población aproximada de 12 mil habitantes registrados, en la realidad, existen más de 20 mil personas quienes en su mayoría no cuentan con credencial de elector de ese municipio.

Además, conserva una alta carga de identidad machista que se traduce en diferentes rincones, en especial, en el ámbito político.

Atención ciudadana

En su corta estancia al frente del Ayuntamiento, ya ha puesto en marcha planes para lograr la anhelada solución que piden los ciudadanos. Antes era imposible entablar un diálogo con el presidente, hoy basta con encontrar un espacio en la agenda de la primera mujer alcaldesa, para que en su despacho atienda a decenas de personas con la finalidad de conocer a fondo el problema y gestionar, de alguna manera, su solución.

Así, Micaela Guzmán, refiere que “Platicar con el pueblo es importante, por que me ponen los pies en el suelo y me mantienen en contacto con los problemas reales de los habitantes. Creo que para gobernar, primero debes saber escuchar».

Asimismo, expone que en Tenancingo habitan licenciados, médicos, arquitectos, doctores y muchos profesionistas quienes, como ella, lamentan el estigma hacia el municipio, sin embargo, mantienen ideales de cambio en el futuro.

Finaliza con la esperanza de que se rompan los lazos del machismo y lograr mejores condiciones para las mujeres durante su administración y en los espacios venideros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *