Más de 100 años de tradición del Niño de Reyes en SPM; Jorge Domínguez dio mañanitas

Clara Aparicio.- Sin que este 6 de enero el Niño de Reyes saliera a recorrer las diferentes calles del barrio de San Pedro y otros lugares de San Pablo del Monte a causa de la contingencia sanitaria, la mañana de este miércoles el cantante Jorge Domínguez dio las mañanitas y una gran serenata.

A invitación de los padrinos Emiliano Gaspariano Ponce, Carmen Tepal González, Jonathan Galindo Gaspariano y Verónica Gaspariano, el vocalista del grupo Súper Class, cantó sus canciones más exitosas en compañía del mariachi Misterio en el atrio de la capilla de la comunidad.

Imaginario Social tuvo la fortuna de realizar la transmisión virtual de este acto, a invitación de Verónica Gaspariano quien radica en San Francisco California, Estados Unidos, desde donde pudo ser partícipe de esta celebración.

Los preparativos comenzaron después de las 6:00 de la mañana en el interior de la capilla con el cambio de atuendo y coronación del Niño de Reyes, donde de manera sorpresiva hizo su arribo Jorge Domínguez para entonar las tradicionales mañanitas.

Con los protocolos de sanidad necesarios y poca asistencia de gente, por más de una hora amenizó el lugar cantando sus mejores éxitos de su larga trayectoria.

Al término, agradeció la confianza de los padrinos, el fiscal, mayordomos, componentes y de quienes hicieron posible su actuación en el lugar.

Posteriormente los asistentes partieron roscas y entregaron jugueteas donados por los padrinos a algunos niños y niñas que se hicieron presentes.

En este año, el mayordomo es Gerardo Acametitla y componente Ismael capilla e Iván Tepal.

Por ahora, la salida del Niño de Reyes para recorrer la comunidad tendrá que esperar a mejores oportunidades de salud, petición que hicieron diferentes visitantes este miércoles en su día para el fin de la pandemia.

El 2020

El año pasado Imaginario Social también cubrió el recorrido que hicieron en la misma fecha, donde se constata el fervor que se le tiene al Niño de Reyes.

La historia

Con base a lo investigado por la historiadora de San Pablo del Monte Sandra Acocal Mora, en su tesis de maestría, “La muerte infantil: crónicas coloniales y prácticas culturales San Pablo del Monte Cuauhtotoatla, Tlaxcala”, refiere que “el registró más tardío que se tiene corresponde a 1912, asentado como Niño Grande, posiblemente para diferenciarlo del Niño Dios que es más pequeño”.

Por ello, podría decirse que es uno de los aspectos religiosos más destacados y de trascendencia que, a diferencia del Niño Dios que corre por las calles, el Niño de Reyes camina acompañado de niños principalmente con cantos y alabanzas.

“El Niño de Reyes sale al recorrido dos veces al año: el 1 y 2 de enero y del 6 al 18 de enero”, donde el recorrido únicamente lo hace en su barrio San Pedro, aunque sale a “comer, desayunar y cenar” en los barrios que decidan donar los alimentos, inclusive en San Isidro Buensuceso y otros lugares de Puebla.

Además, Sandra Corona plasmó que el mayordomo del año 2004, Migual Ángel Tlalpa, explicó que El Niño de Reyes era originario de la parroquia de San Sebastián de Aparicio, Junta Auxiliar de la Ciudad de Puebla que colinda con San Pablo del Monte.

De Acuerdo a la historia propia el Niño no era querido por los nahuas de Aparicio así que decidieron llevarlo a San Pablo y fue en la iglesia de San Pedro donde lo recibieron.

Un gemelo del Niño se encuentra en el mismo barrio aunque “es más flaquito”, no se sabe cómo llegó pero la persona que lo tiene lo guarda muy celosamente y no permite que los vecinos lo vean.

Sin embargo, “Don Gil Cano, también del barrio de San Pedro, de 83 años de edad, “señaló que el Niño de Reyes es hermano del Niño Doctor que se encuentra en el santuario del municipio de Tepeaca, Puebla; pero además tiene otro hermano gemelo, más don Gil ya no recuerda quién es ese Niño y dónde está” (Sic).

“En su versión de la historia propia, en tiempos de la revolución el Niño fue encontrado en una hacienda abandonada, parece que en Amozoc, Puebla, por los revolucionarios de San Pablo, quienes al terminar la guerra lo llevaron al pueblo”.

Esta parte de la historia le fue transmitida a don Gil por su abuelo, que como su padre fue “revolucionario” e, inclusive, su papá tuvo el grado de teniente, su nombre fue don Martín Cano Gaspariano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *