Piden aprobar Ley de Identidad de Género y que mujeres “trans” participen en política

A. Corona.- La diputada juvenil y activista transgénero, Paola Jiménez Aguirre, pidió a diputados locales aprobar la Ley de Identidad de Género, modificar los artículos 603 y 604 y eliminar el capítulo 4 del Código Civil, a fin de disminuir “las brechas” que impiden la participación de las mujeres “trans” en la vida política del estado.

Con la intensión de no querer ser “la única joven trans tlaxcalteca” y que nadie más sufra el esfuerzo económico y personal que tuvo que realizar para que el Estado mexicano avalara y reconociera su identidad jurídico legal, se sumó a las voces que pidieron respeto y eliminar la discriminación a las personas homosexuales o transexuales.

Durante la sesión plenaria del Octavo Parlamento Juvenil que se desarrolló este lunes en el poder Legislativo de Tlaxcala, Jiménez Aguirre refirió que existen 72 países que siguen criminalizando las relaciones entre personas del mismo sexo y algunas han introducido recientemente acciones para someter en campos de concentración modernos a hombres y mujeres gay para poderles curar su supuesta enfermedad, tal es el caso de Chechenia en Rusia.

El contexto de México, prosiguió, no es ajeno a Rusia, ya que es aquí donde también se han dado cifras y datos de las llamadas terapias de conversión, que son la antesala de los campos de concentración o de exterminio de personas homosexuales.

Además, sostuvo que el tratar de curar la homosexualidad o transenxualidad es una grave violación a los derechos humanos fundamentales como lo son el derecho a la identidad, el derecho al libre desarrollo de la personalidad, entre otros.

Por ello, dijo que se debe tipificar como un delito y sancionar a los grupos y personas que intenten toda práctica que promueva, imparta, practique, obligue o financie el tratamiento o terapia de cualquier otro tipo de servicio no quirúrgico con el objetivo de obstaculizar, restringir, impedir, menoscabar, anular o modificar la orientación sexual.

Lo anterior, “toda vez que no existe un fundamento médico o psiquiátrico que avale o sustente que la homosexualidad o la transexualidad sean una enfermedad o trastorno mental”.

Durante su discurso, Paola Jiménez, argumentó que “el promover la sanción de estas acciones violatorias a los derechos humanos es garantizar que las niñas, niños y adolescentes en México crezcan sin miedo a decir plenamente quiénes son o a quiénes aman y evitar en nuestro país un genocidio como el que se está llevando a cabo en Rusia”.

Como ella, Arely Rodríguez Briseño, pidió modificaciones a las leyes para que se garantice el acceso a una educación sexual integral, donde niños y niñas conozcan su cuerpo, se eviten embarazos no deseados y para que tomen decisiones responsables a fin de evitar la discriminación y maltrato hacia personas con preferencias sexuales diferentes.

En tanto, Joselyn Vásquez Castillo, planteó la necesidad de fomentar el respeto de las personas que tienen distintas preferencias sexuales.

Por otra parte, Rosa Vianey Marcial Sánchez, de la comunidad de San Isidro Buensuceso de San Pablo del Monte, consideró necesario reformar la Ley de Aguas del Estado de Tlaxcala, con el propósito de que se garantice su acceso humano y de calidad.

Mientras que Efraín Romero Calvario, solicitó el acceso de los jóvenes en la vida pública del Estado pues consideró que la edad, plasmada en la Constitución local, es una limitante para puestos públicos.

Otros más, se pronunciaron por propuestas de solución a la inseguridad, protección de pueblos indígenas, contra la homofobia, entre otros.

Sin embargo, las propuestas, remitidas a la Comisión de Juventud y Deporte, sólo son para darle trámite y de las cuales, como ha pasado en las ediciones anteriores, se quedan estancadas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *