Festeja Unión Sonidera de SPM a Santa Cecilia, Patrona de los músicos

San Pablo del Monte, Tlax., Clara Aparicio.- Con una misa de acción de gracias en la parroquia de San Pablo Apóstol, integrantes de la Unión Sonidera de San Pablo del Monte festejaron el Día del Músico en honor a Santa Cecilia, considerada la Patrona de quienes, de alguna forma, se relacionan con la música.

La tarde de este jueves, encabezados por el presidente de esta organización que agrupa a diferentes sonidos de la demarcación, Eduardo González, acompañaron a la imagen en procesión por algunas calles céntricas con mariachis, cohetes y arreglos florales.

El 22 de noviembre es el día en el que no solamente quienes tienen algún sonido sino también las personas que trabajan en agrupaciones musicales, festejan este día en el que dan gracias a Santa Cecilia por ayudarlos a salir adelante y para recordar que antes de la profesión está la devoción a esta imagen.

Así, con mañanitas y bailes en diferentes puntos de San Pablo del Monte, se conmemora la fecha de la muerte de Santa Cecilia, personaje legendario, mártir del cristianismo y cuidadora de los músicos, misma que es representada tocando un instrumento musical o cantando.

Al respecto, Lalo González de la empresa Menergy, agradeció el apoyo de sus compañeros sonideros y de quienes hicieron posible este festejo un año más, refrendando su compromiso de estar al frente de la Unión Sonidera que promueve los bailes sin violencia.

Breve historia de Santa Cecilia

Se dice que Santa Cecilia provenía de una familia noble de Roma y que solía hacer penitencias, además consagró su virginidad a Dios, pero su padre la obligó a casarse con un noble pagano de nombre Valeriano, al que, en la misma noche de bodas, la novia hace saber que se ha entregado a Dios.

Cuando los recién casados se encontraban en la habitación, Cecilia le dijo a Valeriano: “Tengo que comunicarte un secreto. Has de saber que un ángel del Señor vela por mí. Si me tocas como si fuera yo tu esposa, el ángel se enfurecerá y tú sufrirás las consecuencias; en cambio si me respetas, el ángel te amará como me ama a mí”.

El esposo le pidió que le mostrara al ángel y que haría lo que ella le pidiera por lo que Cecilia le dijo que si él creía en el Dios vivo y verdadero y recibía el bautismo, entonces vería al ángel. Valeriano fue a buscar al Obispo Urbano, quien lo instruyó en la fe y lo bautizó.

La Tradición señala que cuando el esposo regresó a ver a su amada, vio a un ángel de pie junto a Cecilia y el ser celestial puso una guirnalda de rosas y lirios sobre la cabeza de ambos. Más adelante, Valeriano y su hermano Tiburcio serían martirizados.

Se dice que el día de su matrimonio, mientras los músicos tocaban, ella cantaba a Dios en su corazón pues no deseaba casarse.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *